Distraction Free Reading

Ciencia y justicia: monitoreo del agua “imparcial” y la resistencia a la mina Escobal

Nota del editor: Esta es la tercera publicación en la serie “The Spectrum of Research and Practice in Guatemalan Science Studies” (La gama de la investigación y la práctica en los estudios de la ciencia guatemalteca).

A picture of the the surface installation of the Escobal Mine in San Rafael Las Flores. Photo taken from above overlooking a green valley divided by plots.

La instalación superficial de la mina Escobal en San Rafael Las Flores. Foto por el autor.

En defensa del territorio Xinka contra el extractivismo

Un proceso de monitoreo de agua alrededor un sitio minero en conflicto destacó el papel central, pero también impugnado e indeterminado, de la ciencia en las luchas ambientales. Los grupos con objetivos opuestos y distintas concepciones de la ciencia y la política producen (o influyen en la producción de) distintas formas e interpretaciones de la ciencia para fundamentar sus afirmaciones y influir la trayectoria de los conflictos ambientales.

Desde 2018, he trabajado alrededor de los derechos de agua en Guatemala, comenzando con un esfuerzo por ayudar a las comunidades rurales a acceder a la ciencia del agua. Esto surgió en una temporada de trabajo de campo sobre iniciativas de soberanía alimentaria realizadas en colaboración con una ONG progresista, La Fundación para el Desarrollo y Fortalecimiento de Organizaciones de Base (FUNDEBASE). Estábamos en San Carlos Alzatate, uno de los cinco municipios en resistencia a la mina de plata Escobal, una lucha emblemática en la “defensa del territorio” contra las industrias extractivas, el movimiento político de los pueblos indígenas de Guatemala más importante basado en la comunidad desde los acuerdos de paz de 1996.[1] 

Como pilar del modelo de desarrollo neoliberal, en conjunto con la transición a la democracia, las industrias extractivas, como la minería, las represas hidroeléctricas, la tala maderera y los monocultivos agrícolas han provocado una resistencia sostenida de las comunidades indígenas, quienes, por buena razón, ven pocos beneficios y riesgos ambientales catastróficos.

En San Carlos Alzatate, FUNDEBASE promueve la agroecología, fortalece los grupos de mujeres y jóvenes, y proporciona capacitación y acompañamiento para la resistencia local, incluida el apoyo en la implementación la campaña del Parlamento Xinka para revitalizar la identidad Xinka. Los Xinka son un pueblo indígena en Guatemala y El Salvador. El Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo reconoce el derecho de los pueblos indígenas a la consulta sobre proyectos de desarrollo que afectan el medio ambiente natural. Aunque las consultas autónomas llevadas a cabo en las municipalidades aledañas rechazaron la mina abrumadoramente, la mina financió anuncios de radio incesantes que decían “Los Xinkas no existen”. La resistencia aumentó, estableciendo un punto de control de carreteras en 2017 para bloquear la entrada de todos los materiales a la mina. Poco después, la Corte Suprema ordenó el cierre de la mina en espera de una decisión legal sobre si la mina, que comenzó a operar en 2013 sin consulta, había violado los derechos del pueblo Xinka. En 2018, el Tribunal Constitucional dictaminó que se había violado el derecho de consulta xinka, cancelando una licencia de exploración, y ordenó que el Ministerio de Energía y Minas realizara la consulta, mientras que las operaciones mineras continúan suspendidas. Mientras tanto, las comunidades insisten en que la consulta se adhiera a la sentencia emitida, que dicta los pasos para restaurar el derecho violado.

Three people huddled around a cement well in the middle of green foliage, using scientific equipment to measure dissolved oxygen

Dra. Marcillo, Rudy Pivaral y Moises Divas (de CODIDENA) usando una sonda para medir el oxígeno disuelto en una caja de resorte. Foto por el autor.

Demanda comunitaria para el monitoreo del agua

En una reunión con la comunidad indígena, la autoridad indígena local, un maestro enfurecido me relató injusticias clave en la lucha contra la mina: un guardia de seguridad abrió fuego contra manifestantes pacíficos en 2013, amenazas contra líderes de la resistencia y algunos han sido detenidos de manera preventiva, un derrame de cianuro que condujo al arresto del ingeniero principal, etc. Me ofrecí a escribir un breve artículo destacando los acontecimientos recientes. Lo que ayudaría más, dijo el maestro, es que alguien en mi universidad pueda analizar muestras de agua. Las comunidades locales vivían con el miedo y la ansiedad de que estaban bebiendo agua contaminada con arsénico de la mina. Las muestras de agua tomadas en 2015 por Madre Selva, una ONG ambiental, mostraron niveles elevados; pero ese estudio necesitaba ser actualizado y era de alcance limitado. La mina insistió en que el agua estaba bien y había instalado una planta de tratamiento en San Rafael las Flores, el pueblo donde se encuentra la mina.

Acepté preguntar. Después de todo, trabajo en Virginia Tech, hogar de Marc Edwards, el ingeniero que ayudó a exponer la crisis del agua en Flint, Michigan. Le escribí a la Dra. Leigh Anne Krometis, ingeniera de sistemas biológicos y experta en pruebas de agua. Con su estudiante graduada Cristina Marcillo (ahora doctora) y en coordinación con la Comisión Diocesana en Defensa de la Naturaleza (CODIDENA), una organización local que coordina la resistencia, y líderes comunitarios de San Rafael las Flores, realizamos un monitoreo de los sistemas de aguas superficiales en San Rafael en julio de 2018.

Los objetivos políticos de la ciencia del agua

La resistencia de la comunidad quería que la ciencia “imparcial” e “independiente” demostrara que sus preocupaciones eran válidas y, con suerte, pueda producir justicia: lo que para ellos significaba un cierre permanente de la mina. En su opinión, la “ciencia imparcial”, ciencia que no tomó partido—en este caso, ciencia realizada por una universidad extranjera—podría contrarrestar la ciencia producida por la mina o por las agencias reguladoras del gobierno, las consultoras ambientales y corroborar los hallazgos del estudio de Madre Selva. Los residentes de la comunidad se mostraron escépticos sobre las declaraciones de impacto ambiental “parciales” producidas por la mina y los hallazgos de las agencias reguladoras estatales: la mina tenía un interés financiero, y las agencias estatales son vistas como favorables a la industria: ya les habían otorgado una licencia, y los científicos del estado estaban bajo presión para producir datos que les permitieran mantener sus trabajos. La resistencia de la comunidad creía que la ciencia hecha imparcialmente se volvería parcial y apoyaría la justicia. También querían saber si una planta de tratamiento de agua instalada en San Rafael funcionaba correctamente. El estudio Madre Selva probó solo un número limitado de ubicaciones y necesitaba ser actualizado.

Las ingenieras entendieron el papel de la ciencia de manera diferente. La Dra. Krometis entiende su trabajo en general como guiado por la justicia social, ya que es importante examinar la calidad del agua en comunidades pobres y marginadas que están desproporcionadamente sujetas a externalidades ambientales. Pero también ve la ciencia como apolítica y objetiva: sus métodos producirían datos precisos y neutrales, aunque parciales, sobre la calidad del agua; y podrían proporcionar información sobre los pasos científicamente probados para limpiar el agua si es necesario. Una suposición central era que seguir el método científico puede promover la justicia social si los datos guían la política. Cuantos más datos, mejor. La justicia en esta perspectiva significa el acceso a cantidades suficientes de agua que cumple con los estándares internacionales: el derecho humano al agua. El Dr. Krometis cree que la política puede interferir en el método científico al influir en las decisiones para medir cuándo, dónde y buscar qué, o cómo se tabulan o informan los resultados. En su opinión, la ciencia debería evitar incluso la aparición de estas formas de sesgo para que no pierda credibilidad.

Dra. Krometis también estaba preocupada por lo que sucedería después, suponiendo que detectemos niveles elevados de arsénico: no se puede decirle a una comunidad que su agua era tóxica y luego irse, explicó. Necesitábamos ofrecer algún remedio, como la filtración de agua. Le dije que no teníamos muchas opciones, pero que incluso encontrar contaminación sería valioso ya que proporcionaría influencia a las comunidades para presionar al estado a remediar la situación.

Personas cruzando un puente sobre un pequeño rio del lodo

La Dra. Marcillo y la Dra. Krometis con los activistas locales Rudy Pivaral y Alfonso Solórzano de San Rafael las Flores. Foto por el autor.

Los límites de la ciencia

Mientras preparaba información sobre las opciones de filtración, la Dra. Krometis se esforzó por explicar que el análisis solo puede decirnos qué hay en el agua, no su origen; eso requeriría pruebas más extensas y un análisis geofísico (costoso) de cómo el agua se movía bajo tierra y fuentes naturales (no industriales) de tóxicos como el arsénico. Además, la “certeza” científica toma tiempo y dinero para establecerse y seguramente decepcionaría las expectativas políticas.

Los líderes locales entendieron cuando expliqué estos límites. Ellos también querían ciencia “imparcial”: querían saber qué había en su agua. Pero su punto de vista excedía la perspectiva de la ingeniería: creían que los datos científicos que mostraban contaminación, incluso si no podían probar que era de la mina, podían ayudarlos a argumentar que la mina no debería existir. La comunidad estaba más inclinada a sacar conclusiones sobre la probable responsabilidad de la mina. También evaluarían el riesgo de manera diferente. Si el arsénico ocurría naturalmente, ¿por qué cavar un túnel de varios kilómetros, triturando una montaña de roca residual y exponiéndolo al agua y al oxígeno en una zona de recarga en la parte superior de una cuenca? Estaban principalmente preocupados por cómo los datos afectarían el equilibrio de fuerzas. Mostrar niveles elevados de contaminación fortalecería el esfuerzo de resistencia. Imparcial podría mostrar que la ciencia de la mina era errónea y corrobora las interpretaciones de la comunidad. Mantener un bloqueo de 24 horas, tener reuniones periódicas en una variedad de comunidades rurales para compartir información y coordinar acciones, responder a las declaraciones de la compañía, emprender acciones legales, asistir a reuniones en la capital con organizaciones de apoyo, brindar apoyo a las personas amenazadas, atacados y criminalizados, interactuando con los gobiernos municipales y estatales: estas tareas son onerosas y requieren mucho tiempo. Es importante que las personas crean que son necesarias. También, al menos implícitamente, sabían que datos no concluyentes—que no encontraron arsénico—solo beneficiaban a la compañía minera, que mantendría el derecho legal de operar, si no fortalecería su licencia social.

Por el contrario, desde la perspectiva de la mina, el estudio externo adicional de la calidad del agua era innecesario e inherentemente arriesgado y político. Tahoe Resources, la compañía minera, no alentó el monitoreo independiente; tenían la aprobación del estado y se jactaban regularmente de la cantidad y calidad de sus propios datos, aunque no compartían esto, o todo esto, con la comunidad, especialmente los datos de línea de base, de los cuales ninguno estaba disponible. La decisión de la mina de no tomar datos de referencia o acumularlos fue una decisión política. Insistieron en que sus datos demostraban que la mina podía operar de manera segura. Sí, la minería tenía costos ambientales, pero estos, en su opinión, eran muy inferiores a comparar a los beneficios para la comunidad en términos de empleos, regalos, regalías: desarrollo. Sabían tan bien como la comunidad que la actividad misma de tomar muestras de agua cuestionaba sus conclusiones. Este fue especialmente el caso con el prestigio de una universidad extranjera.

Una colaboración efectiva

Sin embargo, estas diferencias en perspectivas y motivaciones no demostraron ser obstáculos para la colaboración. Los ingenieros y la comunidad pudieron trabajar juntos de manera productiva, respetuosos de las posiciones de los demás. Esta colaboración fue una precondición metodológica para la producción científica. La comunidad quería la ayuda de los ingenieros precisamente por su imparcialidad. Por el contrario, si los ingenieros de VT no hubieran coordinado con la resistencia, no podrían haber ingresado a las comunidades para tomar muestras.

Realizamos docenas de muestras durante tres días y las analizamos en laboratorios de Virginia Tech. Encontramos que los niveles de arsénico en ocasiones violaron los estándares US-EPA y OMS; otras muestras estuvieron muy cerca de violar estos estándares; y no existe un nivel de exposición “seguro”. Si bien no podemos determinar si la contaminación proviene de la mina, ya no es posible decir que no hay contaminación. Además, los datos mostraron que la planta de tratamiento de agua, que utilizaba tecnología que no se reveló a las comunidades o una investigación externa, no funcionaba como se suponía que estaba diseñada y no eliminaba constantemente el arsénico a niveles aceptables.

Nuestros datos de muestreo de agua formaron parte de un estudio multidisciplinario sobre el impacto de la mina realizado por el Centro de Estudios de Conservación,[2] parte de la Universidad de San Carlos, la universidad pública de Guatemala. Ese estudio socavó el reclamo de la mina de promover el desarrollo y destacó riesgos ambientales significativos, particularmente el desagüe de la cuenca. No está claro si el estudio incluyó el fallo del Tribunal Constitucional en 2019 que la mina había violado el derecho de consulta de Xinka. Importó a la resistencia, que comenzó a desarrollar sus propias capacidades comunitarias de monitoreo de cuencas hidrográficas y desempeñó un papel integral en la fundación de la Red de Agua de Guatemala (REDAGUA), una red nacional de derechos de agua que surgió de esta colaboración.

Como antropólogo, fui entrenado para ver la ciencia no de forma neutral o universal, sino como una práctica heterogénea de producción de conocimiento llevada a cabo en entornos específicos, moldeados por agendas competitivas. Este proceso mostró un papel potencial para los antropólogos para ayudar a cerrar la brecha entre las comunidades pobres y las fuentes académicas prestigiosas de producción de conocimiento científico, y para traducir entre interpretaciones divergentes de los objetivos y límites de la ciencia y comunicar los hallazgos para varios públicos. Esto demuestra como los ingenieros y las comunidades indígenas pueden colaborar productivamente para producir conocimiento científico incluso cuando su comprensión de la ciencia y sus usos políticos difieren. Estas divergencias también pueden generar nuevas posibilidades para la ingeniería colaborativa e influir en las estrategias políticas de base y las percepciones ambientales.

Notes

[1] Dary, Claudia, Giovanni Batz, Santiago Bastos, Quimy de León, Nelton Rivera González, Pablo Sigüenza Ramírez, Ollantey Itzamná, Rony Morales, and María Jacinta Xón Riquiac. Pensar Guatemala desde la resistencia: el neoliberalismo enfrentado. F&G Editores, 2018.

[2] Desigualdad, Extractivismo, y Desarrollo en Santa Rosa y Jalapa. Centro de Estudios Conservacionistas, Universad de San Carlos. Ciudad de Guatemala. http://cdc.usac.edu.gt/wp-content/uploads/2019/03/estudio-de-caso-desigualdad-extractivismo-y-desarrollo.pdf

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.